Carta a Europa asediada

Querida y asediada Europa, mira a Occidente. Al otro lado del Atlántico el presidente electo de EEUU simpatiza con Nigel Farage, Vladimir Putin y otros que no te quieren bien (a los hechos me remito, aunque hoy sean un incordio). Un megalómano que prevé el fin de tu Unión -y que se enteró del Brexit de camino a un encuentro de golf en Escocia el mismo día del referéndum-. Sin ser tremendistas, tu aliado más indispensable podría ser algo más imprevisible y caprichoso. Apuesta por esta relación cuando sea preciso, pero no caigas en la pleitesía de la que hacen gala algunos de tus gobiernos, pensando que todo seguirá igual o incluso que irá a mejor. El autoengaño es tentador. Ojalá me equivoque pero el poder suele corromper, no purificar, y Trump llega al Despacho Oval con un bagaje negativo, un sistema de control de poderes débil en política exterior y propuestas dañinas para tu modo de vida. Abre la puerta pero sé exigente. Haz guiños, por ejemplo en defensa, pero marca líneas rojas y no dejes que te dividan (no olvides Irak). Si los grandes principios aún te importan oponte cuando sea imperativo a este EEUU que vuelve a exhibir su peor cara.